Riqueza Fabulosa

Riqueza Fabulosa
Somos infinitamente abundantes

jueves, 15 de octubre de 2009

Comprender la Ley Universal-Primer Paso






MILAGROS DE STUART WILDE

PRIMER PASO Comprender la Ley Universal

SEGUNDO PASO Comprender la Misión de la Vida

TERCER PASO Comprender la índole de las creencias

CUARTO PASO El "PLAN DE ACCIÓN" de Milagros

QUINTO PASO Comprender la energía

SEXTO PASO Comprender el tiempo

SÉPTIMO PASO Comprender tu poder personal

Crear milagros en tu vida es tan sencillo como entender la metafísica de la Ley Universal. Y como dicha Ley es indestructible y, por consiguiente, infinita, sabemos que el poder uilizado por los obradores de milagros del pasado sigue estando disponible hoy en dia. Pero en nuestra sociedad moderna, nos educan para que sólo creamos en las cosas que podemos entender lógicamente. No nos enseñan que la Ley Universal tiene un potencial ilimitado, ni que ese poder está a nuestra disposición y lo podemos utilizar para obrar milagros en nuestras propias vidas.


PRIMER PASO:
Comprender la LEY UNIVERSAL


Para comprender los milagros, primero tenemos que contemplar dos aspectos de la Ley Universal.
En primer lugar, en lo más profundo de toda la Humanidad reside un inmenso poder y, en segundo lugar, ese poder es imparcial e impasible, inmutable.
Lo llames como lo llames, Mente Universal, o Conciencia Crística, ese poder es el que permite reconocer al hombre la fuerza vital universal a la que llamamos DIOS.

La fuerza vital es eterna y universal, y, debido a su capacidad ilimitada, forma parte de todas las cosas. Y lo que es más, constituye una parte fundamental de cada uno de nosotros. Por consiguiente, todos tenemos en nuestro interior un poder ilimitado. Crear milagros en nuestras vidas se converte en una cuestión de identificación con el poder, de comprensión de sus características y de aprender a utilizarlo eficazmente. Esta identificación se alcanza por el mero hecho de saber que el poder está dentro de ti y decir: "Soy un Ser Eterno, Inmortal, Universal e Infinito y lo que Soy es hermoso". De ese modo, engranas con la fuente del poder y estás preparado para el paso siguiente, que consiste en considerar sus características.

La Ley Universal es imparcial e inmutable. No tiene forma de saber lo que quieres, ni discrimina entre tus esperanzas y aspiraciones, preferencias y aversiones: es pura energía. Acepta todos los pensamientos, sentimientos y acciones que proyectas y te los devuelve impasiblemente en forma de acontecimientos que experimentas a diario.

De forma muy similar a la electricidad, que alumbra por igual un burdel o la merienda del vicario, la Ley Universal no diferencia entre los diversos tipos de energía que hay en tu vida. Te dará todo aquello en lo que crees ni más, ni menos. Por consiguiente, la clave para comprender los milagros consiste en reconsiderar las creencias que expresas en forma de pensamientos y sentimientos.

Al nacer, nuestros pensamientos y sentimientos son ilimitados, porque nuestra mente es una página en blanco. Lo que un niño pequeño proyecta a la Ley Universal es una pureza natural que desconoce las limitaciones impuestas por las restricciones de las creencias. Los niños intentan a menudo lo aparentemente imposible: inconscientes de que tienen limitaciones físicas, estrellan el coche familiar o chocan contra una tapia. Sólo más adelante, a través de la educación, aprenden los límites de la esperanza humana.

Pero esos confines o límites son ilusiones. Están constituidos por modelos de creencia, en su mayor parte fruto de la ignorancia, que se trnsmiten de generación en generación. Este conjunto de modelos de creencias compartidos, o "inconsciente colectivo", como lo llamó Carl Jung, va revalidándose a medida que perdura en el tiempo, hasta que al final, los conceptos experimentados como realidad física por las últimas generaciones se vuelven rígidos y autoritarios. Es como si los miles de millones de personas que te precedieron determinaran lo que vas a experimentar en el plano terrestre, y a eso se reduce todo.

Esa rigidez no permite el desarrollo del genio, ni la comprensión de que nos encontramos ahora en una era de rápido desdoblamiento. Una avalancha de conciencia está barriendo estructuras fundamentales, y ya no estamos dispuestos a conformarnos con leer sobre los obradores de milagros: queremos tener la misma experiencia. Para la mayoría de la gente, esto no es posible porque está encerrada en las limitaciones del cuerpo y la mente. Su educación es tan dominante, que encajona toda su evolución y experimenta poco desarrollo espiritual.
Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario