Riqueza Fabulosa

Riqueza Fabulosa
Somos infinitamente abundantes

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Equinoccio de Otoño/Luna Nueva: Septiembre 2011

por Lena Stevens y Pat Liles




Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Queridos amigos,

El Equinoccio de Otoño es el viernes 23 de septiembre a las 9:05 AM GMT. Piensen en esto como el comienzo de un nuevo año y de un nuevo marco de tiempo. Esto les da la oportunidad para rediseñar sus intenciones, sobre todo si lo que han estado manifestando no es lo que quieren. Permitan que se presenten las tendencias en su vida que les enseñen lo que no deben repetir. Permitan que se presenten también grandes y sorprendentes regalos.

Las influencias en torno a este equinoccio son poderosas y portan una fuerza que sustenta un gran cambio y transición. Cualquier persona que elija este marco de tiempo para su transición, ya sea en nacimiento o muerte, aprovechará este impulso extra. También es un buen momento para utilizar esta fuerza simbólicamente. Cualquier cosa que elijan concluir, cambiar o iniciar durante este tiempo contará con el apoyo adicional del equinoccio, así como la luna nueva.

Tómense un tiempo para ustedes y ritualicen este equinoccio utilizando el espíritu del fuego para quemar simbólicamente algo con lo que real y verdaderamente ya hayan terminado. Dejen que se queme y se destruya de una vez por todas. Si están comenzando algo nuevo, asegúrense de ritualizarlo de alguna manera también. Recuerden que cualquier cosa que hagan por sí mismos lo hacen por los demás y tiene un efecto dominó en el planeta también.

La Luna Nueva es el martes 27 de septiembre a las 11:09 AM GMT. Enfóquense sólo en ser. Expándanse a la neutralidad, no tomen nada personalmente y disfruten de estar en calma. Una visita a los centros superiores es posible si hacen un tiempo para ello. Recuerden que están todavía bajo la influencia del equinoccio de otoño así que trabajen con los aspectos de la inspiración repentina, transformación, transición y cambio.

Éste es también un buen día para hacer una revisión del mes y una revisión honesta de dónde están en su camino. Hagan una lista de deseos desde ese lugar de inocencia, casi como escribir una carta a Papá Noel. Recuerden tener cuidado con lo que piden.

Bendiciones,

Lena

Notas Astrológicas: por Patricia Liles, astróloga

Equinoccio de Otoño
Viernes, 23 de septiembre 2011, a las 9:05 AM GMT
Luna Nueva en 4º Libra
Martes, 27 de septiembre, a las 11:09 AM GMT


El punto de equilibrio solar donde la luz del día es igual a la oscuridad de la noche está ante nosotros ~ Equinoccio de Otoño. Honramos y celebramos nuestro Sol dador de vida mientras llega al ecuador, lo cruza y se dirige hacia el hemisferio sur para llevarlos hacia su temporada alta del verano y para llevar al hemisferio norte en sólo tres meses a los confines más lejanos de la luz – el Solsticio de Invierno. El Equinoccio es señalado por la salida del Sol de Virgo y entrada en 0º Libra, signo cardinal de aire regido por el único planeta femenino, Venus. Venus, ahora en su casa en su propio signo de Libra, está sumida en su expresión femenina de la armonía, belleza, diplomacia y gracia social.

Equinoccio de Otoño

Tradicionalmente, el Equinoccio de Otoño es el momento de hacer un balance de los recursos para los tiempos más difíciles del invierno, determinar las necesidades y planificar en consecuencia. Podríamos hacer lo mismo en nuestras propias vidas. El verano pasado hubo una astrología muy desafiante, como podrán recordar, pero ahora es más un tiempo de integración de lo que hemos atravesado. Ciertamente, los planetas personales siguen re-creando la T-cuadrada con Urano en Aries y Plutón en Capricornio que nos mantiene como testigos constantes de la extinción del viejo paradigma de separación y dominación, y la estremecedora y cambiante energía explosiva de lo nuevo irrumpiendo a través del yugo de lo viejo. Saturno se ha movido pensando, supongo, que ya tenemos la idea básica y ahora los planetas personales, el Sol, Mercurio, Venus y Marte pueden proporcionar una alineación ocasional que reactive la T-cuadrada para recordarnos que no debemos ser autocomplacientes y volvernos a dormir, sino que tenemos que hacer lo necesario en los planos internos para ser receptivos a las energías cristalinas que están a nuestra disposición.

En la carta del Equinoccio del 23 de septiembre, el Sol en Libra (0º) está haciendo precisamente eso, retomando la antigua posición de Saturno – en oposición a Urano (2º) y en cuadratura con Plutón (4º) recordándonos que podemos esperar cambio continuo, transformación e inspiración, lo que nos proporciona el combustible para hacer cambios incluso radicales en la forma como nos vemos a nosotros mismos y lo que queremos presentar a los demás.

El Sol en Libra y la Luna en Leo forman un sextil en la carta del Equinoccio y ambas forman quincuncios (aspecto de 150º) con Quirón (1º Piscis). Ésa es una configuración en Yod o Dedo de Dios que nos apunta a transmutar nuestras heridas en nuestro más preciado tesoro y fuente de nuestra sabiduría. No más lloriqueos (culpar, juzgar). Me estoy diciendo eso a mí misma, pero lo más probable es que sea relevante para todos. ¡Ésta es una de esas paradas en el portal para dejar ir el pasado y entrar en una nueva frecuencia de su elección! Gocen de la alegría femenina de la compasión y comunidad y la intuitiva conciencia del corazón que trae Libra.

El 23 de septiembre es también el comienzo de la 6ª noche en el Calendario Maya – más combustible. Es apropiado que miremos hacia dentro y recurramos a nuestros corazones en busca de orientación y alineamiento con el Espíritu, que les habla a todos los que buscan el silencio y escuchan. Escuchen a sus hijos crecer, escuchen a su amante dar, escuchen a los árboles enraizarse, escuchen a los alimentos nutrir, escuchen a la Tierra y beban sus bendiciones.

Si eso no es suficiente, recuerden, Venus es el planeta regente del Equinoccio en Libra. La Diosa del Amor, con la Balanza como su símbolo, pesando la Verdad y defendiendo el equilibrio y la justicia, la diplomacia y negociación, la igualdad en las asociaciones y relaciones. Venus tiene un ciclo fascinante bien conocido por los antiguos – sumerios, babilonios, egipcios, aztecas, nórdicos, etc. Aparece como la estrella vespertina, visible justo después de la puesta del Sol, haciéndose más y más brillante hasta que ‘entra en el inframundo’ y se vuelve ‘invisible’ por algunos días (en realidad, está tan fusionada con el Sol, que no se la puede ver). Luego, renovada, vuelve a emerger como la estrella matutina. Completa este ciclo cada 584 días o un año y medio más o menos. Cada ocho años, después de completar cinco de estos ciclos (sinódicos), completa un ciclo mayor volviendo a la misma posición inicial y relación con la Tierra. Visto desde arriba de nuestro Sistema Solar, este ciclo de ocho años describe un pentáculo gigante o estrella de 5 puntas creada por el trayecto de Venus alineándose de nuevo con la Tierra. Al mirar profundamente en los ciclos de Venus viene a la memoria la armónica de belleza que expresa el universo en sus sistemas matemáticos y geométricos sagrados. Agradezco ser testigo y apreciador del universo al compartir su perfección y belleza. Una animación con la representación de este ciclo femenino de Venus se puede ver aquí. La descripción es técnica, pero los gráficos son néctar puro para los astrólogos.

Pero ésa es una larga introducción para el hecho de que Venus está reapareciendo de nuevo después de su viaje al inframundo como la estrella vespertina el viernes 23 de septiembre, como una hermosa joya en la corona de nuestro Equinoccio. Cada uno de estos ciclos de 8 años se presenta en un signo específico y el ciclo actual porta la valencia de Escorpio. Venus se expresa en Escorpio como la Diosa Oscura, la mujer chamán, hechicera, Kali, la mujer sabia – guardiana de los ciclos de nacimiento y muerte, destructora de lo que ha agotado su utilidad o bienvenida, destrucción del apego al dolor y la pérdida, ella nos asiste durante nuestro renacimiento de Espíritu dentro de nosotros. Hemos necesitado esta forma de la Diosa en estos últimos años y muchos han sentido su temeridad al azotar nuestras vidas.

Venus, por supuesto, tiene dominio sobre el corazón y nuestra expresión de la compasión, atracción, conexión social y belleza. Abrirnos a nuestro propio amor y liberar nuestros corazones es el trabajo más importante que podemos hacer en este momento. Cualquier cosa que cierre nuestro corazón, como el miedo, la mente egoica, el juicio, hace que nuestro timo, regulador de nuestro sistema inmunológico, también se cierre y todo tipo de problemas respiratorios y de alergia o del pecho, pueden ocurrir.

Este ciclo Venus-Tierra de 8 años, se completa en junio del 2012, cuando comenzamos un nuevo (y más ligero) ciclo en Géminis. La culminación del pentáculo cósmico estará acompañado por un “Tránsito de Venus”, que seremos afortunados de presenciar en nuestra vida y verdaderamente representa el resurgimiento del Femenino Divino. Sólo ocurre cada 121 a 130 años, la última vez fue en 1874 y la próxima en 2117. Un “Tránsito de Venus” es como un eclipse de Sol, donde la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra. En este caso, al diminuto Venus se lo ve contra el trasfondo del gigantesco Sol. Tal vez no sea visualmente espectacular, pero sólo cinco de estos “Tránsitos de Venus” han sido vistos por humanos. Estos “tránsitos” se presentan en pares en estos momentos, con 8 años de diferencia, y el primero de este par actual visible durante su vida fue el 8 de junio del 2004 y el próximo es el 6 de junio del 2012.

Luna Nueva en Libra

La Luna Nueva produciéndose pocos días después del Equinoccio de Otoño se caracteriza por un stellium en Libra – Mercurio, la Luna, el Sol, Venus, Saturno y Juno, todos ocupan el signo más preocupado por los principios del equilibrio, la imparcialidad, equidad, relacionarse en forma compasiva, y el flujo de recursos utilizando la cooperación, ajuste y creación de un entorno estético y armonioso para lograr la Perfección que desean. También es una Súper Luna (la primera de una serie de tres en el otoño). La Luna está en su posición más cercana a la Tierra y en alineación directa con el Sol y la Tierra, creando una mayor atracción magnética en la magnetósfera de la Tierra ya inundada por múltiples llamaradas solares y eyecciones de masa coronal de la superficie del Sol. Muchos correlacionan esto con la creciente intensidad de las tormentas solares y movimiento de la Tierra. Estamos siendo sometidos a una intensificación de las energías a todo nivel. Algunos se las están arreglando y adaptando, y otros se están sintiendo inundados y abrumados.

Mercurio, el Sol y la Luna están todos en oposición a Urano y en cuadratura con Plutón, continuando con nuestros temas del Equinoccio. Urano estimula el llamado al surgimiento de nuestro ser auténtico con unos fuertes llamados a despertar que perturban nuestra normalidad y nos provocan a involucrarnos en aquello por lo que estamos dispuestos a arriesgarlo todo. Vesta en Acuario está en oposición a Marte en Leo, ayudándonos a concentrar y dirigir nuestra voluntad/energía si se la utiliza de manera constructiva a nivel personal o por una causa más grande que nosotros mismos, o tal vez bloquear nuestra capacidad para actuar o hacer compromisos si el equilibrio de lo masculino/femenino necesita más atención.

La Luna Nueva es siempre el momento para hacer una pausa mientras el ciclo lunar se reinicia y restablecemos claramente lo que queremos manifestar en el próximo ciclo.

Que sea hermoso delante mí
Que sea hermoso detrás de mí
Que sea hermoso por debajo de mí
Que sea hermoso por encima de mí
Que sea hermoso a mi alrededor
Soy restaurado en belleza

-Oración Tradicional Navajo

Octubre 12 - Luna Llena en Aries a las 2:06 AM GMT
Octubre 23 - Sol entra en Escorpio
Octubre 26 - Luna Nueva en Escorpio a las 7:55 PM GMT
Noviembre 6 - Termina la Hora de Verano

© 2011 Patricia Liles – Todos los derechos reservados. www.thepowerpath.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario