Riqueza Fabulosa

Riqueza Fabulosa
Somos infinitamente abundantes

viernes, 2 de enero de 2015

¡Adiós 2014! ¡Hola, Nuevo Ciclo!



Por Jennifer Hoffman



Traducción: M. Cristina Cáffaro
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm 
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

¡Feliz Año Nuevo!

Termina un año difícil, y de una cosa estoy agradecida: no haber tenido problemas serios de salud como en años anteriores.  Estoy contenta de ver que este año termina, porque en muchos niveles es un respiro de nueva energía - con ciertas condiciones.  También es el fin de un ciclo en que hemos estado desde 2006 y hemos trabajado muy duro durante los últimos nueve años.  Ahora podemos pasar a otras cosas y empezar a poner en acción lo que hemos aprendido. ¿Qué significa para ti?  Lo que quieras tú, pero primero hablemos de las condiciones.

Tanto de esos nueve años pasados se usó en limpiar, sanar, recalibrar energía, integrar bajadas, trabajar a través de los problemas, que esos tipos de actividades se volvieron hábitos. Pasamos tanto tiempo sanando y limpiando, que nos quedamos atascados en los ciclos de sanación.  Sí, fue un trabajo importante y necesario, y era el trabajo que vinimos a hacer aquí, pero está decreciendo a medida que nos preparamos para nuevas aventuras.  ¿Realmente terminamos? ¿Nos atrevemos a considerar otras opciones, sólo para tener que volver por otro viaje de sanación?  Después de limpiar vidas de karma y destino, ¿estamos listos para la creación y la autodeterminación y para afirmar que hemos dominado esta parte de nuestro viaje?

Otra condición para entrar en nuestro nuevo ciclo es actuar.  A menudo oigo de mis clientes "Estoy esperando que el Universo me diga qué hacer" y sé que dicen eso porque quieren hacer lo correcto (y no hacer algo mal) de modo que esperan un permiso e instrucciones.  Pero también están negando su propia maestría y verdad divina, y no confían en sí mismos.  Cualquier acción empieza con el paso más pequeño, y para experimentar los nuevos paradigmas y disfrutarlo, debemos estar dispuestos a actuar con nuestra propia intención sin esperar que alguien o algo nos diga que está bien dejar nuestros ciclos de sanación y avanzar.

Una tercera condición para nosotros es el servicio a uno mismo.  Esto significa usar el discernimiento para evaluar el impacto de nuestro próximo movimiento sobre nosotros mismos. Una de las razones para que sea tan difícil actuar es que consideramos las necesidades de todos y tratamos de acomodar nuestras necesidades a las de ellos.  Ahora tenemos que poner las nuestras primero, apoyarnos a nosotros mismos y a nuestros sueños e intenciones, y permitir que los demás elijan cómo respondan a nosotros.  La pregunta más poderosa que podemos hacer es "¿Cómo sirve esto a mi intención de vida en este momento?" y permitir que la respuesta nos guíe a elecciones que nos sirvan.  El discernimiento no es una forma de juicio para decidir si algo es bueno o malo.  Es un proceso de alineación y resonancia, para decidir si algo se ajusta o no dentro de nuestra energía y nuestro nuevo paradigma terrestre para nuestra vida.

¿Podrá este año ser fantástico, lleno de alegría, jubiloso, abundante?  Sí que puede; en formas que otros años no podían, porque teníamos que usar todo ese tiempo limpiando y sanando, procesando energía, integrando bajadas, y haciendo todo el trabajo que hemos hecho en este ciclo; pero ya terminamos con eso, o por lo menos hasta donde hemos podido en este punto.  Habrá más sanación que hacer en el futuro, en formas nuevas, equilibradas e integradas con nuestro nuevo sendero, propósito, potencial y empoderamiento.

Todo en nuestras vidas, desde ahora en adelante, ha de estar alineado con nuestra intención, resonar con nuestra energía, expandir nuestro potencial, servirnos en formas jubilosas, ser parte de un propósito jubiloso, y empoderarnos.

No es mucho pedir; hemos estado trabajando tan duro para llegar a esta etapa de ascensión que es hora de disfrutar de los beneficios de nuestro trabajo y tomar un bien merecido respiro.  Eso no significa sentarse en el sofá a esperar que el Universo nos diga qué hacer o nos dé permiso; significa actuar, estar alineados con nuestra intención, dar pasos que nos sirvan a nosotros y expandan la alegría, sabiendo que el Universo sólo dice "sí" y apoya todo lo que hacemos.  Tenemos luz verde ahora; es hora de dejar la encrucijada y poner rumbo hacia un futuro jubiloso,  lleno de alegría.


Derechos de autor reservados © 2014 por Jennifer Hoffman. Pueden citar, traducir, reimprimir o referirse a este mensaje si mencionan el nombre de la autora e incluyen un vínculo de trabajo a: http://enlighteninglife.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario